CULTURA  

El Covid 19, la poesía y los más chicos

¿QUIÉN TIENE CORONITA?

El diario Clarín, en su edición del 16 de abril del pasado año, publicó una nota en su sección Entremujeres, una feliz iniciativa de la escritora Magela Demarco (1) y la ilustradora Valeria Ravecca (2), pensando en los chicos de este tiempo de cuarentena. Crearon una poesía ilustrada para ellos, informando sobre el virus desde la rima e invitaban a crearle una melodía y cantarla. Decíamos feliz iniciativa, porque a veces olvidamos o no reparamos que los niños también sufren la cuarentena y el aislamiento social y que los médicos y las médicas son padres y madres, son abuelos y abuelas Reproducimos la nota de Clarín, firmada por Laura Ochoa, quien la recomienda reproduciendo palabras de Ravecca: “Es importante introducir en los niños temas complejos a partir del juego, los cuentos y personajes con los que se puedan identificar para enfrentar, así, miedos y angustias".

(1). Magela Demarco es periodista y escritora. Publicó los libros literarios infantiles Sola en el bosque, Un papá con delantal, y Mi amigo el mar
(2). Valeria Ravecca es miembro de la Asociación de Dibujantes de (ADA), maestra de dibujo y pintura y Profesora de plástica de jóvenes con discapacidad. 

"Me llegó por distintas personas que había niños que la estaban pasando muy mal, que estaban deprimidos. Entonces con Vale comenzamos a pensar en hacer algo. Si bien vimos algunas guías y cuentos informativos sobre el coronavirus, notamos que faltaba un puente para los más chiquitos desde donde ellos conectan, que tiene que ver con el juego, la rima, las risas, la musicalidad y los ritmos. De ahí que surgió esta poesía rimada ¿Quién tiene coronita? (compartimos el texto completo al final de la nota), que además de buscar sacarles alguna sonrisa, también informa", cuenta Magela a Entremujeres Clarín.
Según la autora, cuando los grandes miramos noticieros y nos asustamos, muchas veces y sin querer, también asustamos a los más chicos de la casa. "Intentemos que no vean los noticieros. Hagámoslo en los horarios en los que ellos duermen. No tienen por qué estar informados de la cantidad de muertos que hay en Italia ni en Estados Unidos", opina.

Ilustrando la poesía
"Disfruté mucho el proceso de hacer de este poema. Me encanta que haya sido fruto de varias cabezas pensando en conjunto", dice Valeria.
Y es que así fue. Porque de esta poesía no sólo participaron Magela y Valeria. El diseño del coronavirus está inspirado en un dibujo de Lauti, el hijo de seis años de Valeria, que además dio su aprobación al resultado final.
La ilustradora recuerda: "Me puse a garabatear 'coronavirus' diversos. Ya habíamos hablado que iba a tener una corona y que, al final, ésta caería. Estaba haciendo pruebas cuando mi hijo lo mira y me dice: 'No. Yo te digo cómo tiene que ser', e hizo un hermoso diseño del personaje del cual extraje los anteojos de sol, el moño y la idea de que viajara como en una cápsula espacial. Para completarlo, le agregamos una valija viajera".
Como cierre, Magela reflexiona sobre lo que está pasando en el mundo y espera que genere un cambio de conceptos: "Mi deseo más profundo es que lo que está ocurriendo a nivel mundial nos sirva para entender que nadie se salva solo, que nos tenemos que ayudar entre todos, que nadie tiene coronita ni está exento de nada y que tenemos que cambiar este modo de vida capitalista y consumista en donde las personas somos vistas como consumidores/cosas, porque el planeta así ya no resiste más".

Propuestas para hacer en casa
Las autoras dan algunas ideas para trabajar a partir de la poesía, que compartimos al final de la nota.

  • Este es un buen momento para jugar con los chicos a perseguir coronavirus por la casa (las mamás y papás pueden esconder dibujos de coronavirus o algo que los simbolice, como pelotitas, rastis, etc.) y que ellos los tengan que buscar y atrapar.

  • Magela propone que cantemos la letra de la poesía y le pongamos el ritmo que queramos: "Yo la probé en estilo rock y queda muy poderosa".

  • Podemos dibujar nuestro propio coronavirus montado en el caballo alado que aparece en la poesía, o pensar cómo sería la abuela Leonor.

  • Ponerle apodos nuevos apodos al coronavirus.

  • Podemos inventar algunas palabras mágicas en verso para hacerlo desaparecer, y acompañar nuestro hechizo con movimientos corporales “mágicos”.

  • Podemos armar una coreografía "espanta virus".

¿Quién tiene coronita? (La letra completa)
¿Es un virus con corona?
​¿Tiene castillo en algún lado?
​¿Quién le dio permiso
para venir a asustarnos?
¿Quiere hacerse famoso?
​¿Busca estar siempre en la tele?
​¿Se cree dueño del mundo?
Su corona, ¿lanza dardos de tos y fiebre?
Virus apestoso, virus coronudo,
Mi mamá me dijo
que si te llega a encontrar
​te echa a patadas en el ….
(mejor recalculo)… en el rulo.
¿Te creés que tenés coronita?
​¡Virus agrandado!
Te hablo a vos, rey de los cachirulos
¿Quién te pensás que sos
​para venir a enjaularnos? China, Japón, Corea, Italia,
Estados Unidos, Brasil, España,
Irán, Bélgica, Inglaterra,
Colombia, Uruguay, Argentina…
​Este virus es más viajador que la tía Lupina.
Pero si no vuela...
​¿Cómo llegó a tantos lados?
¿Galopará en el viento
​con un caballo alado?
Y acá estamos todos,
​sin salir de casita.
Incluido mi perro Pitucón
que solo puede hacer popó
​en el balcón.
Mientras que mi perra Chancleta
prefiere hacer pis
​en la maceta.
Estaba buscando
entre los juguetes
mi pistola intergaláctica
para cargarla con alcohol
​y agua.
Cuando mi abu Leonor
me llamó por teléfono
y me dio la solución:
Este enano bravucón
tiene su lado flojito:
es bastante roñoso,
no quiere saber nada
​con que le den un bañito.
Ella me enseñó dos hechizos
para matar a ese narciso:
lavate bien las manos con jabón
cantando una canción
(El odia la limpieza y también
las canciones, y si desafinás ¡mejor!)
Este virus corneta
es bastante saltarín
Y si das besos o abrazos
Hace PIN PIN,
doble salto a tu nariz
​y… ¡ACHISS!
Por eso me enseñó mi abuela
unos saludos de moda
en tiempos de cuarentena
Beso Mariposa
y Beso Picaflor:
batiendo las alitas
con los dedos,
pero de lejos,
​no de cerquita.
Así que ni te gastes en venir
​para este lado, virus cuchuflito.
No vamos a dejar que nos apestes,
​estamos bien escondiditos.
¿Y con esa corona de morondanga
​querés conquistar el mundo?
​¿Te creés mejor que nosotros?
​¡Virus paparulo!
Acá nadie es mejor que nadie
Acá nadie se salva solo
Y para ganarte, cachirulo,
​nos ayudamos entre todos.
Así que te doy las gracias,
por enseñarnos
sobre todo una cosita:
​Ni vos ni nadie tiene coronita.

_botonregresar.png
_botondescargar.png

Es una publicación propiedad del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba
Mendoza 251 • 5000 Córdoba  /  Tel. (0351) 4225004

E-mail: consejomedico@cmpc.org.ar  /  Página Web: www.cmpc.org.ar

© 2018 por Prensa CMPC.
Creado por Bunker Creat!vo