INFORME ESPECIAL  

60 AÑOS - CONSEJO DE MÉDICOS DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA - NOVENA ENTREGA

60 años
Jirones de una historia para armar

@fonsalud135-web.jpg
DE LOS SUEÑOS INSTITUCIONALES

Como lo relatamos en el capítulo inicial de esta historia, el decreto de creación del Consejo de Médico, data de 1961, pero hubo que esperar largos cinco años para que fuera una realidad. En ese entonces los médicos éramos una población que no llegaba a los 400 profesionales. Datos de 1967, fija la cantidad de 477. La institución, en aquellos orígenes, funcionaba en sedes precarias, se deambulaba por locales prestados. Desde entonces contar con una sede propia, que diera respuestas a las necesidades administrativas, disponer de locales aptos para convertirse en aulas, fue un sueño obsesivo (Luis Rodeiro)

 

1. HACER LA CASA DE TODOS LOS COLEGAS (Sueño cumplido)

 

La primera sede
El primer proyecto no pudo ser  concretado. Corría el año 1969 y se sentía como una necesidad contar con un local más amplio y con fácil acceso al público y a los propios colegas(1). 
Ante ello, por iniciativa del Dr. Juan Martín Allende, se inician contactos con el Círculo Médico, la Federación Médico Gremial, el Colegio Médico, la Cooperativa y Caja de Previsión Médica, los colegios de farmacéuticos y odontólogos, para hacer la Casa de Profesionales del Arte de Curar
Se solicitó la donación de un terreno con tales fines, al Ministerio de Bienestar Social, que ofreció un solar ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen y otro, en Av. Olmos y Perú. Hechos los estudios, resultaba muy onerosa, tanto su construcción como su posterior mantenimiento, impedimento que resultó imposible para varias organizaciones con menores recursos. 
El proyecto quedó trunco, pero no la idea de su concreción. El crecimiento del número de matriculados y el aumento significativo de tareas requería una sede acorde con las circunstancias.
En la Memoria Anual del año 1969-1970, se da cuenta de la decisión de Junta Directiva, aprobada por unanimidad del Consejo de Delegados, de adquirir la propiedad ubicada en la calle Obispo Trejo 661. El asunto central era –como en la vez anterior- el tema económico. Según lo que informaba en esa memoria, las condiciones existentes no lo permitían, si no se arbitraban recursos especiales.
Primero se pensó en fijar una cuota especial, que se desechó en función de la situación económica que se vivía. Se apeló al matriculado, iniciando una campaña para que los colegas que adeudaban cuotas se pusieran al día, que en algunos casos el atraso provenía de varios años. 
Se consideró que lo más justo era regularizar esa situación injusta con relación con los colegas que estaban al día. Hubo una importante respuesta. De esa manera se pudo adquirir en 70.000 pesos Ley 18 188, la propiedad de 9,10 de frente y 35 metros de fondo. 
Allí, previas tareas de remodelación para cubrir las necesidades propias, se instaló la primera sede del Consejo de Médicos. En un acta, que entonces se escribía a mano, se informaba que quedaba habilitada.
En 1997, se realizan importantes reformas(2), para lograr dar respuestas a las necesidades que se planteaban. Por un lado, se procedió a ampliar el área de atención a los colegas y público en general, incorporando la sección de Especialidades y, por otro,  se separó este sector de áreas internas que hacen al funcionamiento del Consejo.
En la planta baja se ampliaron las oficinas disponibles y se adecuó  el espacio físico para la ubicación del Archivo. 
En el primer piso se rediseñó el Auditorio, que se designó con el nombre del Dr. Ricardo Podio, uno de los pioneros de la creación de la institución. Se concluyó con la incorporación de la infraestructura necesaria para que pueda funcionar como sala multimedia, que permitió el desarrollo de conferencias y cursos que puedan utilizar imágenes en general y la informática, que comenzaba a ocupar un lugar destacado para ese tipo de actividades. En el segundo piso, se añadió un aula, con capacidad para 20 personas e instalaciones para la proyección de slides.
El crecimiento del número de matriculados, la importancia central que tenían los cursos de actualización, las conferencias y jornadas, exigían contratar locales para dar respuesta a esas necesidades.

La nueva sede
De esta manera, el problema del local, que se torna inadecuado para realizar las tareas que debe desarrollar la institución, se vuelve a presentar poco menos de 10 años después. Y la gestión del Dr. Mario Daniel Fernández se plantea el desafío de construir  una nueva sede, que permita dar respuesta al crecimiento del Consejo y a sus necesidades de infraestructura edilicia.
En un texto que hace referencia a esa gestión, cuando fallece el Dr. Fernández, se citan sus reflexiones sobre los hechos realizados, “que se han podido cumplir por una política que privilegió la racionalidad y la austeridad en el uso de los recursos económicos, manteniendo durante largos años el valor de la cuota de matriculación y ajustándola cuando las circunstancias de la realidad económica lo hicieron imprescindible”.
Por cierto se reconocía el apoyo de los colegas que aportaron puntualmente la cuota y una política permanente de recordar sus compromisos a los morosos. Eso permitió, lo que Fernández definía como uno de los proyectos más ambiciosos de la gestión: la construcción de la nueva casa médica, en un terreno ubicado –como todos conocen- en calle Mendoza, entre Colón y Santa Rosa, en el emblemático Barrio Clínicas(3).
Significó mucho esfuerzo y muchos dolores de cabeza con sus constructores, pero que hoy es un sueño cumplido. Pensado y diseñado para aprovechar la luz natural, consta de un subsuelo y cinco plantas, con el criterio de prioridad a las actividades de la educación continua. 
Quedó inaugurado el 20 de septiembre de 2012. Siempre se recuerdan las palabras del Dr. Rubén Spizzirri, quien asumió la presidencia, “me toca a mí hablar hoy, amigos, por esas cosas del destino, para dejar inaugurada esta nueva sede institucional. Quien tendría que  estar acá, frente a ustedes, desgraciadamente ya no está entre nosotros. Me refiero al Dr. Mario Daniel Fernández que supo conducir con eficacia, con responsabilidad y con compromiso los destinos de nuestro Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba…”

1. Boletín Nº 35 del Consejo  de Médicos. abril de 1971.
2.  Revista Nº 26, septiembre de 1997.

3. Revistas ETHICA 84  y 85 de 2012.

20210630_121729.jpg
DSC_0159.JPG

2. UN CONSEJO MÉDICO DIGITAL (Sueño cumplido)

 

Desde que la Legislatura provincial, integrada entonces por la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores, decidiera la creación del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba, el 29 de octubre de 1965, hasta el año 2017, cuando –tras largas conversaciones y un profundo análisis la Junta Directiva se planteó un cambio profundo, había una historia importante de ser conocida. Con sus luces y sus sombras, el CMPC había crecido, sorteando airosamente distintos desafíos. Para la conducción existía la convicción que con el apoyo de los matriculados se habían logrado, permanentemente, encontrar respuestas a nuevas situaciones; que institucionalmente, se había logrado consolidar los aciertos y mantener el objetivo de una superación continuada. 
La Junta Directiva, hacia 2015, bajo el fuerte impulso del Dr. Héctor Oviedo, entonces como vocal, sentía que estaba ante un nuevo desafío: el desarrollo tecnológico vertiginoso que vivía el mundo contemporáneo, que si no se lo asumía como institución, se corría el riesgo de quedar fuera de él.
Había que entender que la revolución digital era un hecho innegable, que, tanto individualmente o como institución se estaba inmerso en ese nuevo tiempo. Las redes sociales planteaban una nueva forma de acción y de comunicación.  Los documentos administrativos iban dejando atrás el papel impreso para emplear formatos digitales.
A través de dichos análisis y debates,  se comenzaba a tomar conciencia, que las organizaciones de todo tipo que no incorporaran esa revolución digital a su gestión, se convertirían más temprano que tarde, en estructuras vacías, pesadas, cansadas, antiguas, obsoletas. 
Durante fines de 2015, el tema fue tratado en Junta Directiva y en asambleas de delegados; se consultaron expertos, se solicitaron informes. El desafío era grande, pero se decía, como una suerte de consigna movilizadora, que el futuro es hoy y se decidió ponerse a trabajar. 
El objetivo, para el año 2016, fue claro y contundente: la gran tarea era refundar el tradicional Consejo de Médicos, para convertirlo en un Consejo Médico Digital. Y ello, significaba dar pasos concretos.
La meta era iniciar un proceso que desembocara, para beneficio de todos los matriculados, en el acceso a la autogestión y a nuevos modelos de formación de recursos humanos más eficientes, a una administración menos compleja en beneficio del matriculado, a una mayor seguridad en el manejo de los documentos médicos. (Luis E. Rodeiro)

 

1. LOS PRIMEROS PASOS:
RENOVACIÓN TECNOLÓGICA Y CAPACITACIÓN

Para afrontar el desafío, fue necesario actualizar profundamente la infraestructura tradicional para poder dar respuesta a las nuevas exigencias. Había que poner el mayor énfasis en realizar cambios en todos los procesos, tanto de hardware, software y administrativos, reemplazando el sistema antiguo(4), por sistemas amigables y con bases de datos ágiles. 
Ello significó un proceso de dos años, que se transitó paso a paso, sopesando costos y beneficios. Para ello se buscó y se contó con el valioso asesoramiento de la Facultad de Matemática, Astronomía y Física (FAMAF), de la Universidad Nacional de Córdoba.
Uno de los beneficios de la digitalización, es no sólo en cuanto a la eficiencia y dinamismo que adquiere la tarea administrativa, sino también desde el punto de vista económico y de espacio físico disponible, ya que permitía simultáneamente iniciar un proceso de “despapelización”, generando la documentación en PDF, y creando un sitio en nuestra Página WEB para consultas de los matriculados.
Ello significaría un ahorro concreto en el almacenamiento y archivo de documentación física evitando su degradación; la eliminación de costos de envíos y de traslados de la misma; la emisión automática de comprobantes digitales; el reemplazo de procesos de aprobación lentos; la facilidad en la búsqueda de documentos.
Estaba claro que lo que se estaba iniciando no sólo importaba un cambio tecnológico, sino y fundamentalmente un cambio cultural, para lo cual simultáneamente, se procedió a capacitar al personal y a difundir sus ventajas entre todos los matriculados.

4. En esos momentos se trabajaba con el Sistema Cobol, que había quedado desactualizado.

 


2. LA REMATRICULACIÓN Y LA FIRMA DIGITAL:
DOS CONDICIONES PREVIAS

Para concretar este cambio, había que construir las bases de ese nuevo Consejo de Médicos Digital que se anhelaba. Ello requería desarrollar los pilares de sustentabilidad, que tenían tres direcciones que convergían. Por un lado, conocer profundamente la realidad institucional a través de una rematriculación obligatoria y gratuita, la incorporación de la firma digital, clave para el nuevo perfil y el sello de competencia que garantizaba su seguridad.

a) REMATRICULACIÓN
El registro de matriculados que llevaba la institución había quedado notoriamente obsoleto: colegas fallecidos que seguían apareciendo como activos; cambios de domicilio no actualizados; necesidad de incorporar nuevos datos, como el correo digital, que facilitara la comunicación; etc. En 2017, cuando se tomó la decisión de convocarla, habían transcurrido 21 años de la última rematriculación de todos los médicos de la Provincia. Un tiempo demasiado largo, que sin duda sólo podía presentar una realidad distorsionada.
El objetivo central fue, entonces,  poder contar con datos fidedignos y actualizados, que permitiera una mejor planificación de la acciones del CMPC y que ello, beneficiara de manera directa  a todos los colegas.
A través de la Unidad Informática, se diseñó una planificación simple y ordenada, que incluía además de la renovación de la matrícula, niveles de confiabilidad muy superiores y que se materializaba con la  entrega de un nuevo carnet profesional, totalmente gratuito como todo el proceso de cambio, que ofrecía un máximo de seguridad, contribuyendo a resolver un viejo problema de falsificaciones y alteraciones -bastante frecuentes- que permitía el ejercicio ilegal de la medicina. Una identificación inviolable, que es lo que permiten las nuevas tecnologías informáticas.

b) LA FIRMA DIGITAL
Sin duda, junto a este proceso de rematriculación, se creyó oportuno como paso necesario con miras al futuro próximo, incorporar la Firma Digital, que era y es la clave de este ambicioso proyecto que debía ofrecer una identificación profesional totalmente protegida; la posibilidad de acceder a la autogestión con una nueva dinámica de funcionamiento; establecer nuevas formas de relación con los pacientes y con los colegas en la interconsulta, así como su uso en documentos médicos tan valiosos como la Historia Clínica, por ejemplo y plantearse, a su vez,  seriamente una nueva concepción del enfoque formativo.
Concretamente, en el caso de la autogestión, la firma digital abría la posibilidad concreta al matriculado de poder realizar todos los trámites institucionales, desde su casa, su consultorio o cualquier otro lugar; desde una PC, el celular o cualquier medio electrónico, en cualquier momento, las 24 horas de los 365 días del año. Un beneficio real y tangible para todos los matriculados,  pero muy especialmente colegas del Interior provincial, que incluía el ingreso de notas en general, la incorporación al débito automático, el cambio de domicilio, el trámite de renovación de la matrícula en sus distintas modalidades, la cancelación de la misma, la adhesión al seguro por responsabilidad profesional (FISAP), etcétera, que ya no significaría inversión de tiempo, ni presencia obligatoria en la sede institucional. 
El auge de la firma digital, acompañada del sello de competencia había llegado a la necesidad de crear nuevas leyes que la rigiera. Se dictó una ley nacional más abarcadora, que fue un paso para su incorporación en el Código Civil y Comercial. La Legislatura Provincial implantó la Historia Clínica Electrónica, se permitió la receta electrónica, se modificaron exigencias en lo que hace al sello de competencia, agregando la incorporación de datos biométricos. 
Todo ese marco legal le dio la validez similar a la firma realizada en forma holográfica, brindando –como ya hemos expresado- la mayor seguridad jurídica, en la medida que torna inviolable dicha firma; garantiza su autoría y la confiabilidad de la información; respeta la secuencialidad y la temporalidad y asegura tanto su disponibilidad en todo momento y lugar, así como su durabilidad. Es siempre legible. No permite espacios en blanco ni alteración del orden de los asientos. Siempre con fecha y hora. Siempre completa. Se evitan las correcciones, raspaduras, agregados, etcétera. Evita, como dijimos, la falsificación y beneficia a instituciones gubernamentales, obras sociales, centros médicos sobre la autenticidad de una firma, en forma instantánea.

c) EL SELLO DE COMPETENCIA
Con esa visión, el trámite de la firma se completaba con el llamado “Sello de Competencia”, que es la herramienta que permite la instrumentación de la Firma Digital, en documentos médicos, de una manera segura y eficaz. Acreditando no sólo su identidad, sino también si se encuentran matriculados y habilitados a ejercer la profesión.
“Estamos orgullosos de haber sido pioneros, como decíamos, en la adopción de la Firma Digital y su proceso de validación” afirmó el Dr. Héctor R. Oviedo. Pero además el CMPC se certificó como Autoridad de Registro, y en consecuencia, se encuentra habilitado para emitir certificados digitales, en el marco de la normativa vigente, facilitando el proceso de registración de los solicitantes y suscriptores de certificados de Firma Digital Remota. 
Las Autoridades de Registro son las responsables de efectuar las funciones de validación de la identidad y otros datos de los suscriptores de certificados, de aprobación o rechazos de validación de la identidad y otros datos de los suscriptores de certificados, de aprobación o rechazo de las solicitudes, así como también de las solicitudes de revocación de los certificados digitales.

 


3. UNA CLAVE FUNDAMENTAL

Se suele decir del empeño en un proyecto fundante en un país, en una provincia, en un municipio, en una comunidad, con el que todos están comprometidos en su concreción, de que se trata de una “política de Estado”, porque perdura y se inscribe en una continuidad virtuosa. Desde esta misma perspectiva, la conversión del Consejo de Médicos en el Consejo de Médicos Digital ha sido y es una “política institucional”, que va mucho más allá de una gestión.  Surgió bajo la gestión del Dr. Rubén Spizzirri (2012-2018) y se continuó y se continúa en la actual gestión del Dr. Andrés de León, iniciada en 2018. Tampoco se trata de una acción personal de algún miembro de Junta Directiva, aunque como en el caso del Dr. Oviedo se convirtió en un impulsor destacado, que logró que el proyecto fuera entendido como una tarea colectiva, que cada gestión tomó como propia. Esta realidad ha sido una clave fundamental de lo logrado. 

 


4. LA PÁGINA WEB COMO CENTRO NEURÁLGICO
Dentro de ese proyecto de un nuevo Consejo, ocupa un lugar central la Página WEB Institucional, a la que se modernizó para permitir no sólo estar informado de cada una de las actividades del Consejo, sino realizar trámites desde su lugar de trabajo o domicilio, a través de la autogestión. En este sentido, se explicaba,  es como tener una oficina de la institución abierta a los matriculados y a la comunidad las 24 horas y los 365 días del año. Una oficina de información que puede contener texto, sonido, video, programas, enlaces y, a su vez, una oficina para realizar trámites de manera ágil y cómoda.
Desde 1999, el CMPC contaba con una versión, que era una vía de comunicación entre la dirigencia y los matriculados, pero muy restringida con relación al crecimiento de la institución, tanto en el número de matriculados como en las actividades propias de su función.
Hemos dicho que el proyecto era ambicioso y los grandes cambios necesitaban de un instrumento al que se pudiera acceder, no solo a su núcleo central que es –como hemos dicho- la Autogestión, sino también a la digitalización de la histórica Revista Ethica(5); al gran aporte que fueron y son la publicación de Guías Clínicas; a la creación de su campus virtual a través del Programa Entornos Virtuales de Aprendizaje (E.V.A.), que ampliamos más adelante. 
Asimismo, mantener en la WEB, su tradicional función informativa, sobre las Novedades Institucionales, que incluye por ejemplo el listado de cursos que se dictan, los turnos de exámenes, conferencias, congresos, declaraciones, etc., así como el acceso directo al Fideicomiso Solidario de Ayuda Profesional (FISAP)(6), a Beneficios especiales a los matriculados, a Oportunidades Laborales, a los Datos históricos de la institución, leyes y reglamentaciones vinculadas a la función del CMPC, y la  posibilidad importante de notificar agresiones a los colegas.
La modernización de la WEB, no es tan solo un mero diseño visual, sino –fundamentalmente- incorporar el dinamismo de un proceso de carga de noticias en una Base de Datos y que las mismas automáticamente se replicarán en su estructura visual. 
La web, así concebida, se adapta rápidamente a los crecimientos institucionales mejorando sus procesos e incorporando dos sistemas: uno de uso administrativo para la carga y actualización de las noticias que se refleja en el otro sistema que es un sitio público, con lo cual el dinamismo de la noticias es inmediato. 
Por todo esto,  decimos que la Página Web es el verdadero centro neurálgico del nuevo Consejo de Médicos Digital, que se complementa con la presencia del Consejo en las redes sociales y en la comunicación inmediata a través newletters que se envían a cada matriculado  por grupos de whatsaap.

 

5. Tanto la Revista ETHICA y su conversión en la ETHICA DIGITAL, así como Las Guías Clínicas, serán analizadas en un nuevo capítulo de esta historia de 60 años.
6. Del SSAP al FISAP, la gran apuesta solidaria del CMPC, será tema de una entrega especial de estos Jirones de Historias para Armar, con motivo de sus 60 años de vida.

5. LAS ACCIONES CONCOMITANTES

a) AUTOGESTIÓN
   En el centro de la WEB, se encuentra el  Sistema de Autogestión, inserto en la realidad del nuevo Consejo de Médicos Digital, que permite realizar tareas que antes se debían hacer de forma presencial, totalmente a distancia, acercando de esta manera la Institución al matriculado donde éste se encuentre, ingresando  a nuestra Página Web, a través de cualquier medio electrónico.
   Su instalación se fue desarrollando por etapas y está destinado a cada uno de los matriculados, con un acceso simple y seguro.
En la actualidad se pueden realizar los siguientes trámites desde su domicilio, su consultorio, desde la calle o desde su automóvil:

  • Realizar el aporte mensual que implica la matrícula profesional.

  • Realizar cuota solidaria de la póliza e imprimir su certificado de cobertura del Fideicomiso Solidario de Ayuda Profesional (FISAP) o realizar los trámites de su ingreso al sistema más completo de protección contra juicios por responsabilidad profesional o, una vez adherido, a los beneficios especiales que otorga.

  • Realizar el pago de la cuota de APROSS.

  • Realizar otros pagos, a través de Pago Fácil, Rapipago, Tarjeta de Crédito o Débito, entre otros.

  • Realizar pagos e inscripción a cursos de capacitación dictados por el CMPC.

  • Acceder a la impresión de recibos ya abonados.

  • Consultar y descargar todos los tomos digitalizados de las Guías Clínicas, en PDF,  así como el acceso a los nuevos artículos en formato digital.

  • Imprimir resoluciones con firma digital.

b) ENTORNOS VIRTUALES DE APRENDIZAJE (E.V.A.)
   La capacitación a distancia ha sido una preocupación permanente del Consejo de Médicos, teniendo en cuenta la realidad de muchos colegas  del interior, que tienen problemas reales de acceder a cursos presenciales. Según datos actuales, más del 50 % de los matriculados viven fuera de la ciudad capital. De hecho se han realizado experiencias importantes para acercar esa posibilidad al colega del interior como fue el caso del PADI (Programa de Actualización a Distancia), que se desarrolló durante varios años. Empero, las nuevas tecnologías han abierto nuevas posibilidades de aprendizaje virtual. Dentro del proyecto general de Consejo Médico Digital, en 2016, la Junta Directiva incorpora el concepto de Campus Virtual, una modalidad avanzada de educación a distancia, que permite la accesibilidad espacial y temporal a nuestros matriculados.
   Contrariamente al concepto que vincula la idea de campus educativos con espacios físicos, como ser sus edificios, sus bibliotecas, sus aulas, el Campus “Virtual” que el Consejo pone en marcha no cuenta con edificios, aunque sí cuenta con aulas, bibliotecas, y otros espacios donde todos ellos funcionan en un monitor de computadora, smartphone, tabletas, etcétera.
   De este modo, el aula virtual es una pantalla o ventana; con posibilidad de ingreso a una biblioteca virtual, a la que accedemos mediante otra pantalla o ventana similar. No se trata de pura tecnología. Este es un instrumento que se fundamenta en relaciones personales. En el campus “virtual” interactúan docentes, alumnos y otros que recrean los procesos de enseñanza/aprendizaje, aunque mediados por las tecnologías que se encuentren involucradas.
   Para la elaboración de esta propuesta educativa se tuvo presente la expansión de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el ámbito educativo, permitiendo nuevas formas de aprender, de intercambiar y de construir conocimientos.  
   Las autoridades del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba con el interés constante de sostener un máximo nivel de formación de nuestros matriculados, y procurando establecer un estándar de igualdad en el acceso a los procesos de enseñanza/aprendizaje, tanto para aquellos profesionales que se encuentran radicados en el interior como en la capital provincial, decidió anexar la educación virtual, en una primera etapa, como una alternativa a las modalidades existentes de capacitación brindadas en nuestra sede, y en algunas localidades del interior provincial, renovando y valorizando experiencias educativas ya consolidadas y como oferta a una población geográficamente dispersa. La consecuencia de la pandemia por el Covid/19, incrementó significativamente la cantidad de cursos a través de esta modalidad. Y, es conveniente resaltar, que más allá del Programa EVA, el desarrollo tecnológico cumplió un papel fundamental en todas las conferencias, ateneos, debates, mesas redondas y cursos especiales, que se llevaron a cabo en la difusión de temas vinculados con dicha pandemia.
   La estructura informática actual nos permite –como decíamos-  aplicar nuevas formas de aprender, de intercambiar y de construir conocimiento, que profundizan las posibilidades formativas, habilitando el aprendizaje permanente, la independencia de distancias que hasta ahora eran un obstáculo y el manejo propio de la disponibilidad horaria de cada matriculado.
   La Ley de Educación Nacional N° 26.206 promulgada en el año 2006, en sus artículos 105 y 106 se define la educación a distancia  como “la opción pedagógica y didáctica donde la relación docente-alumno se encuentra separada en el tiempo y/o en el espacio, durante todo o gran parte del proceso educativo, en el marco de una estrategia pedagógica integral que utiliza soportes materiales y recursos tecnológicos diseñados especialmente para que los/as alumnos/as alcancen los objetivos de la propuesta educativa”.
   El presidente de Junta Directiva, Dr. Andrés de León, ha puesto particular énfasis en el desarrollo de esta modalidad de aprendizaje. En distintas oportunidades ha subrayado que “estas plataformas permiten que en el horario que uno elija, pueda acceder a los distintos módulos de actualización de su actividad con el dictado de un docente (clase grabada), con interacción y evaluación posterior. El objetivo, informaba, es que la gran mayoría de las especialidades pueda tener su capacitación virtual en 2019. La parte más importante es el cambio de paradigma, lo otro es que la plataforma sea algo probado y eficaz. Nosotros hemos accedido a una plataforma usada mundialmente, que es la que más rédito de eficacia ha tenido en el mundo.”
   El Campus virtual del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba está diseñado en la plataforma informática de aprendizaje Moodle y se encuentra anclado en la página web del CMPC. Los matriculados pueden consultar a través de la Web Institucional, los cursos que se desarrollan y los requisitos de inscripción.
   Para el funcionamiento de este Campus Virtual la Comisión de Especialidades articula, con integrantes de los diferentes Comités de Contralor, la implementación de los cursos de actualización. 
   El procedimiento del diseño, elaboración y seguimiento de cada curso cuenta con un instructivo, en donde se especifican los pasos y lineamientos generales que deben llevarse a cabo para la aprobación de éste. Cabe mencionar que la planificación y desarrollo es realizado, como condición, por médicos matriculados con su especialidad vigente y reconocida trayectoria profesional. 
   La repercusión de esta experiencia, no sólo en nuestra experiencia, hace que esta herramienta que se utilizaba como complemento de la formación presencial, pase a entenderse como un actor principal en todo el proceso de aprendizaje.
   No sólo el matriculado es dueño de su tiempo, es también el dueño del ritmo que requiere su situación personal. De esta manera los cursos remotos permiten acceder al certificado que lo acredita como especialista, recertificar o renovar el certificado de especialista o  actualización.
   Respecto a la formación que actualmente se dicta de manera presencial, EVA brinda la disponibilidad de su plataforma como apoyo, a través de la carga de contenido teórico, exámenes múltiple opción, acceso a bibliografía recomendada, etcétera. 

6. EL CMPC DIGITAL Y UN NUEVO PASO

La calidad de pertenecer al mundo digital, con todos sus beneficios, exige estar al día con sus procesos de adecuación o de avances. Para ofrecer seguridad, las disposiciones legales exigen una renovación periódica de la Firma Digital. En el caso del CMPC, el proceso iniciado en el 2017, vencía durante el pasado año. El surgimiento de la pandemia obligó a postergar la renovación de la firma digital, convocatoria que se está realizando ahora, en el 2021, tanto en el Interior como en Capital. Empero, a su vez, se habían producido cambios en la ley, con el objetivo de mejorarla. 
   Por una parte, se modificaron los requisitos para obtener la firma digital, y se incorporó la inclusión de parámetros biométricos, para su vigencia. Ahora la ley exige tener la huella digital y la foto de cada solicitante, que antes no era necesario. 
   Es lo que el Consejo está realizando, a parir de abril de este año, con una novedad muy importante. Con anterioridad, debíamos acudir a una empresa para obtener el servicio de la Firma Digital. “Durante el año 2019, nos dice el Dr. Héctor Rolando Oviedo(7), hicimos los trámites pertinentes, cumpliendo todos los requerimientos exigidos, para que el Consejo fuera entidad de registro. Ahora es el mismo Consejo quien registra y quien toma la firma digital como entidad de registro”. Es decir, no depende de un tercero.
   ¿Cuáles son las consecuencias?, preguntamos al Dr. Oviedo, y nos responde “que el Consejo reduce sus gastos para proseguir brindando gratuitamente el servicio de la firma digital, que era un costo que asumía la institución”. 
   El objetivo es contar, este año, con todos los colegas registrados. Como se ha dicho muchas veces, la firma digital “es el instrumento tecnológico confiable que le permite al Consejo, en cumplimiento de su función, custodiar la identidad de cada matriculado, facilitar la validación de cualquier documento médico, impedir su alteración, realizar trámites con entidades públicas y privadas, garantizar ante la sociedad, que soy médico habilitado para atender a los pacientes. La firma es como si fuera mi DNI. Yo muestro mi DNI y a quien se lo muestro sabe quién soy. El sello de competencia, en cambio, nos dice que soy médico matriculado. Se trata de una garantía enorme para todo el sistema y para los usuarios del sistema, tanto los colegas como los pacientes o las obras sociales”. 
   O sea, dicho de otro modo, la firma digital en una indicación, una receta, un certificado, dice que el que lo firma es quien dice ser y a eso,  se le agrega el sello de competencia, que dice en calidad de qué firmo, que soy tal persona, médico matriculado, que estoy habilitado para ejercer en la Provincia de Córdoba. Y si no estoy habilitado por cualesquier razón, ya no podré firmar como médico. Se trata, entonces, de herramientas que brindan a los colegas y a toda la ciudadanía un instrumento muy fuerte de custodia y de seguridad para el sistema. En función de ello, la Legislatura de la Provincia aprobó este año, con el beneplácito de los colegios profesionales, una ley que  prevé un Registro Público de Matrículas.

7. Vicepresidente del CMPC y uno de los principales impulsores del Consejo Médico Digital.

7 ACTIVIDAD FORMATIVA.jpg
Flyer firma digital1.jpg

RECORDANDO AUTORIDADES

2012-2015

Junta Directiva

Dr. Rubén Spizzirri    
Presidente 
Dr. Andrés de León    
Vice-Presidente
Dra. Concepción Zárate 
Secretario 
Dr. Diego Bernard 
Tesorero 
Dres. Hugo Cuadrado / Héctor Oviedo 
Vocales Titulares 
Dres. Néstor Viale / Eduardo Sacripanti / Jorge Paruccia 
Vocales Suplentes 


CONSEJO DE DELEGADOS

Dr. Dante Pesenti  
Presidente
Dra. Nélida Pussetto 
Secretario

2015-2018

Junta Directiva

Dr.  Ruben Spizzirri   
Presidente 
Dr. Andrés de León    
Vice-Presidente
Dr. Hugo Cuadrado    
Secretario 
Dr. Diego Bernard
Tesorero 
Dres. Héctor Oviedo / Eduardo Sacripanti 
Vocales Titulares 
Dres. Néstor Viale / Jorge Paruccia / Nélida Pussetto 
Vocales Suplentes 


CONSEJO DE DELEGADOS

Dr. Dante Pesenti  
Presidente
Dra. Noemí Fonzalida    
Secretaria

_botonregresar.png
_botondescargar.png