EDITORIAL  

El 9 de abril elegimos delegados distritales

VOTAR UN COMPROMISO IRRENUNCIABLE

Sin título-1.jpg

El acto eleccionario es el hecho más importante en la vida de las instituciones. En el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba, como sucede cada tres años, los matriculados son convocados para elegir los delegados, como sus representantes, en cada distrito electoral en que está dividida la provincia. Ellos integran el órgano de conducción más importante en la estructura orgánica: el Consejo de Delegados. Todos los médicos que tengan al día su matriculación pueden elegir y ser elegidos. 
Este año, tras la postergación de la jornada electoral, establecida por ley provincial como consecuencia de la pandemia por el Covid-19, ya tiene fecha: el sábado 9 de abril. 
El Consejo de Delegados que surja de las urnas, reunido en asamblea, es el responsable de elegir a los colegas que integrarán la nueva Junta Directiva, por un periodo que concluye en 2025. Los matriculados con residencia en la ciudad de Córdoba votan en nuestra sede de Mendoza 251, en tanto los residentes en el Interior provincial, lo hacen por correo, para lo que se habilitan las casillas correspondientes. 
La mayor participación de los matriculados en el acto electoral es sinónimo de una institución consolidada. Como en todo acto electoral hay reglas que deben cumplirse, para asegurar su transparencia. Para ejercer el control del cumplimiento de dichas normas, que son públicas, se elige una Junta Electoral integrada por tres colegas titulares y tres suplentes, con la participación como veedores de los apoderados de las listas que participan del proceso electoral. Ellos tienen a su cargo el cumplimiento de los requisitos y plazos contemplados en el Reglamento Interno, que incluye la exhibición del padrón de electores, las denuncias sobre inclusiones u omisiones indebidas en dicho padrón, la recepción de las listas de candidatos a delegados, el cumplimiento de los plazos estipulados para observaciones y/o impugnaciones y la proclamación de los mismos. La convalidación final es responsabilidad de la Justicia Electoral de la Provincia.
Lamentablemente, en repetidas ocasiones, las listas no cumplen con los avales que deben tener para presentarse: la falta de avales, la inclusión de colegas que no residen en el distrito por el que se presentan, deudas de la cuota de matriculación o sanciones previas resueltas por los Tribunales de Ética y/o de Apelaciones. Estos errores pueden conducir a un veto por parte de la Justicia Electoral a su participación en la elección, lo que debilita un proceso donde se busca el mayor compromiso de todos los matriculados en el acto de elegir a sus autoridades.
El control por parte de la Junta Electoral y de la Justicia Electoral son las únicas garantías de transparencia que tiene un acto tan importante en la vida institucional.

Junta Directiva

_botonregresar.png
_botondescargar.png