INFORME ESPECIAL  

Documento de la OMS-UNICEF-THE LANCET

NIÑOS Y ADOLESCENTES EN PELIGRO
PRESENTE RIESGOSO Y FUTURO INCIERTO

Se trata de un alerta. Su origen: las amenazas climáticas y las comerciales en permanente avance. Las consecuencias: el mundo contemporáneo no ofrece a los niños una vida saludable y un clima adecuado para su futuro. En un esfuerzo común, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, más conocida por su sigla: UNICEF y la revista The Lancet, crearon una comisión(1) para analizar el tema y acaban de presentar un informe en el que se formula la urgente necesidad de replantear radicalmente la salud de los niños. EHICA DIGITAL publica a continuación el comunicado de prensa de dichas instituciones, dado a conocer el pasado 19 de febrero.

En el informe, titulado A Future for the World’s Children? (¿Qué futuro les espera a los niños del mundo?), se concluye que la salud y el futuro de todos los niños y adolescentes del mundo se encuentran bajo la amenaza inmediata de la degradación ecológica, el cambio climático y las prácticas de comercialización explotadoras que empujan a los niños y adolescentes a consumir comida rápida muy procesada, bebidas azucaradas, alcohol y tabaco.
«A pesar de las mejoras en la salud de los niños y los adolescentes en los últimos 20 años, los progresos se han estancado y están a punto de revertirse», dijo la ex Primera Ministra de Nueva Zelandia y Copresidenta de la Comisión, Helen Clark. «Se calcula que alrededor de 250 millones de niños menores de cinco años de países de ingresos bajos y medios corren el riesgo de no alcanzar su potencial de desarrollo, sobre la base de medidas indirectas del retraso del crecimiento y la pobreza. Sin embargo, lo que es aún más preocupante es que todos los niños del mundo se enfrentan ahora a las amenazas existenciales del cambio climático y las presiones comerciales».
«Los países deben revisar su enfoque de la salud de los niños y los adolescentes para garantizar que no solo cuidemos de nuestros niños hoy, sino que también protejamos el mundo que heredarán en el futuro», añadió.

La amenaza del cambio climático
El informe incluye un nuevo índice mundial de 180 países en el que se compara el desempeño de esos países respecto de la realización de los niños —con medidas relativas a la supervivencia y el bienestar infantil como la salud, la educación y la nutrición—, la sostenibilidad —con un indicador relativo a las emisiones de gases de efecto invernadero—, y la equidad o las diferencias de ingresos. 
Según el informe, si bien los países más pobres deben hacer más para apoyar la capacidad de sus niños de llevar una vida sana, las excesivas emisiones de carbono —procedentes de manera desproporcionada de los países más ricos— amenazan el futuro de todos los niños. Si, con arreglo a las previsiones actuales, el calentamiento global excede los 4°C para el año 2100, las consecuencias serían devastadoras para la salud de los niños, debido al aumento del nivel de los océanos, las olas de calor, la proliferación de enfermedades como el paludismo y el dengue, y la desnutrición.
El índice muestra que los niños de Noruega, la República de Corea y los Países Bajos tienen las mejores posibilidades de supervivencia y bienestar, mientras que los niños de la República Centroafricana, el Chad, Somalia, el Níger y Malí tienen las peores perspectivas. Sin embargo, cuando los autores toman en consideración las emisiones de CO2 por habitante, los países que antes iban a la cabeza ahora van a la zaga: Noruega ocupa el puesto 156, la República de Corea el 166 y los Países Bajos el 160. Cada uno de estos tres países emite un 210% más de CO2 por habitante que lo que le permitirá la meta fijada para 2030. Los Estados Unidos de América (EE.UU.), Australia y Arabia Saudita están entre los diez países que generan más emisiones.    
«Más de 2000 millones de personas viven en países donde el desarrollo se ve obstaculizado por crisis humanitarias, conflictos y desastres naturales, problemas cada vez más vinculados con el cambio climático», dijo la Ministra Awa Coll-Seck, del Senegal, Copresidenta de la Comisión. «Si bien algunos de los países más pobres tienen algunas de las emisiones de CO2 más bajas, muchos de ellos están expuestos a los efectos más graves de un clima que cambia rápidamente. La promoción de mejores condiciones hoy en día para que los niños sobrevivan y prosperen a nivel nacional no tiene por qué ser a costa de erosionar el futuro de los niños a nivel mundial».   
Los únicos países en camino de cumplir las metas relativas a las emisiones de CO2 por habitante para 2030 que también tienen un desempeño correcto (dentro de los 70 primeros puestos) con respecto a las medidas de realización de los niños son: Albania, Armenia, Granada, Jordania, Moldova, Sri Lanka, Túnez, Uruguay y Viet Nam.

La amenaza del mercado
En el informe también se destaca la clara amenaza que suponen para los niños las prácticas de comercialización nocivas. Los datos muestran que los niños de algunos países ven hasta 30.000 anuncios solamente en la televisión en un año, mientras que la exposición de los jóvenes a los anuncios de vapeo (cigarrillos electrónicos) aumentó en más del 250 % en los Estados Unidos de América en un periodo de dos años, afectando a más de 24 millones de jóvenes.
El profesor Anthony Costello, uno de los autores de la Comisión, dijo: «La autorregulación de la industria ha fracasado. Diversos estudios realizados en Australia, Canadá, México, Nueva Zelandia y los Estados Unidos de América, entre muchos otros, han demostrado que la autorregulación no ha obstaculizado la capacidad comercial de hacer publicidad para los niños. Por ejemplo, a pesar de que la industria se adhirió a la autorregulación en Australia, los espectadores infantiles y adolescentes siguieron expuestos a 51 millones de anuncios de alcohol en tan solo un año en el contexto de la retransmisión por televisión de partidos de fútbol, cricket y rugby. Y la realidad podría ser mucho peor aún: tenemos pocos datos y cifras sobre la enorme expansión de la publicidad en las redes sociales y los algoritmos dirigidos a nuestros niños».
La exposición de los niños a la comercialización de comida basura y bebidas azucaradas se asocia con la compra de alimentos poco saludables y con el sobrepeso y la obesidad, lo que vincula la comercialización agresiva con el alarmante aumento de la obesidad infantil. El número de niños y adolescentes obesos aumentó de 11 millones en 1975 a 124 millones en 2016, es decir, se multiplicó por 11, con costos individuales y sociales muy elevados. (Ver ETHICA DIGITAL Nº 115, abril 2019, La obesidad es la epidemia del siglo 21).

La necesidad de acciones inmediatas 
Para proteger a los niños, los autores de la Comisión piden un nuevo movimiento mundial impulsado por y para los niños. Las recomendaciones específicas son las siguientes:

  • Reducir la producción CO2 con la mayor urgencia, para velar por que los niños tengan un futuro en este planeta.

  • Situar a los niños y los adolescentes en el centro de nuestros esfuerzos por lograr un desarrollo sostenible.

  • Nuevas políticas e inversiones en todos los sectores para trabajar en pro de la salud y los derechos de los niños.

  • Tener en cuenta las opiniones de los niños en las decisiones políticas.

  • Endurecer la reglamentación nacional de las prácticas de comercialización nocivas, con el apoyo de un nuevo Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

El Dr. Richard Horton, Editor Jefe de las publicaciones del grupo The Lancet, dijo: «Tenemos una gran oportunidad. Disponemos de datos probatorios. Tenemos las herramientas necesarias. Esta Comisión hace un llamamiento tanto a los jefes de Estado como a los gobiernos locales, y tanto a los líderes de las Naciones Unidas como hasta los propios niños, para que nazca una nueva era a favor de la salud de los niños y los adolescentes. Se necesitará coraje y compromiso para estar a la altura. Es la prueba suprema de nuestra generación».
«Desde la crisis climática hasta la obesidad y las prácticas comerciales nocivas, los niños de todo el mundo tienen que enfrentarse a amenazas que eran inimaginables hace apenas unas pocas generaciones», dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva del UNICEF. «Ha llegado el momento de replantearse la salud infantil, de modo que se sitúe a los niños y su bienestar en lo más alto de la agenda de desarrollo de todos los gobiernos y por encima de todas las consideraciones».
«Este informe muestra que, con demasiada frecuencia, los responsables de la toma de decisiones en el mundo están fallando a los niños y jóvenes de hoy en día: fallando en la protección de su salud, de sus derechos y de su planeta», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud. «Esto debe ser una llamada de atención para que los países inviertan en la salud y el desarrollo de los niños, se aseguren de que sus voces sean escuchadas, protejan sus derechos y construyan un futuro apropiado para los niños».

1. Esta Comisión ha sido financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates.

Entrevista de La Voz del Interior con el Dr. Raúl Mercer

El testimonio de un participante

La periodista Alejandra Beresovsky, entrevistó para el diario local La Voz, al Dr. Raúl Mercer(2), de la que extraemos algunas de sus definiciones.
  • “Los impulsores de la investigación decidieron tomar un tema relevante como es el de la salud y el desarrollo de la niñez, en el contexto de los llamados “Objetivos del Desarrollo Sostenible” (ODS), metas que representan un acuerdo de carácter internacional en campos vinculados con el desarrollo de los países, como el ambiental, el de la política y el de la equidad. La OMS y Unicef consideraron que había una buena oportunidad para redefinir dónde está la niñez en el contexto de los ODS. Es decir, qué lugar ocupa la infancia como un actor importante, reconocido no como inversión futura, sino como inversión actual, atendiendo a las distintas amenazas a las cuales está expuesta la población infantil”. 

  • “Estas dos instituciones convocaron a profesionales de todo el mundo que trabajan en áreas afines a la niñez vinculadas con la salud, el ambiente, los servicios, la investigación, y la producción académica del conocimiento. El trabajo incluyó la confección de una suerte de ranking para caracterizar la situación de la niñez en distintas partes del mundo sobre la base de tres ejes: uno vinculado con el tema de las condiciones para que los chicos puedan desarrollarse plenamente; otro que tiene que ver con la equidad y el tercero relacionado con indicadores de impacto ambiental en cuanto a la producción de carbono”.

  • Contar con información proporcionada por los niños fue una decisión del grupo de discusión. Era clave incorporar la voz de los verdaderos destinatarios, como es el caso de niños, niñas y adolescentes. Obviamente, no era posible hacer una consulta global, pero cuatro países del mundo, incluida la Argentina, tomaron la decisión de hacer esta consulta. Era importante también porque, para caracterizar el contexto de la niñez, no hay un solo indicador, no hay una medida de resumen, no hay un dato estadístico que permita caracterizar la situación de los chicos. Era preciso abrir la lente e incorporar dimensiones cualitativas.

  • El informe advierte sobre la amenaza que suponen para los niños las prácticas de comercialización nocivas. Ese es otro de los aportes destacables: el reconocimiento de los determinantes comerciales vinculados con la salud y el desarrollo de la niñez. Hoy se sabe que los determinantes comerciales, que tienen que ver con los intereses del mercado, comprometen el presente y el futuro de la niñez a través de distintas situaciones. 

  • Vemos también que las empresas no tienen capacidad autorregulatoria o de autodisciplina para repensar sus estrategias de marketing y pensar en el interés superior de la niñez. Se debe pensar qué es lo que se está “mercadeando”, se sabe que hay productos que son dañinos para la salud, como es el caso del alcohol, del tabaco, de los cigarrillos electrónicos, de las bebidas azucaradas, de los sucedáneos de la leche materna, que tienen un impacto negativo sobre la salud no sólo actual, sino también futura. Se requiere ver cómo los gobiernos establecen respuestas, mecanismos regulatorios, instancias de negociación, cosas que, nos consta, algunos países han asumido y tienen liderazgo en la materia. Los niños y niñas no son bienes de mercado, son sujetos de derecho, y, como tales, deben ser protegidos.

2. Médico pediatra, especialista en salud pública y coordinador del Programa de Ciencias Sociales y Salud de Flacso Argentina. Durante dos años integró la comisión de más de 40 expertos convocada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef y la revista científica The Lancet para elaborar la investigación: “¿Qué futuro les espera a los niños del mundo?”).

Según investigación de la OMS, dada a conocer en febrero de 2018

Datos y cifras

  • El cambio climático influye en los determinantes sociales y medioambientales de la salud, a saber, un aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura. 

  • Según se prevé, entre 2030 y 2050 el cambio climático causará unas 250.000 defunciones adicionales cada año, debido a la malnutrición, el paludismo, la diarrea y el estrés calórico.

  • Se estima que el costo de los daños directos para la salud (es decir, excluyendo los costos en los sectores determinantes para la salud, como la agricultura y el agua y el saneamiento) se sitúa entre 2000 y 4000 millones de dólares de aquí a 2030.

  • Las zonas con malas infraestructuras sanitarias -que se hallan en su mayoría en los países en desarrollo- serán las menos capacitadas para prepararse ante esos cambios y responder a ellos si no reciben ayuda.

  • La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero mediante mejoras del transporte y de las elecciones en materia de alimentos y uso de la energía pueden traducirse en mejoras de la salud, en particular a través de la reducción de la contaminación atmosférica.

_botonregresar.png
_botondescargar.png

Es una publicación propiedad del Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba
Mendoza 251 • 5000 Córdoba  /  Tel. (0351) 4225004

E-mail: consejomedico@cmpc.org.ar  /  Página Web: www.cmpc.org.ar

© 2018 por Prensa CMPC.
Creado por Bunker Creat!vo