top of page

  EDITORIAL  

SOMOS MÉDICOS

SOMOS TRABAJADORES

trabajador-2.jpg

Comenzando el mes de mayo, precisamente el primero, recordamos el Día Internacional de los Trabajadores. Como es tradicional, la Junta Directiva saludó a todos los colegas y a todo el personal de salud, reconociéndonos como tales.  Hoy lo hacemos a través de nuestro editorial.
Y lo hacemos no sólo expresando la satisfacción y la dignidad de sentirnos trabajadores, sino también reconociendo una deuda que tenemos con nosotros mismos. No basta con sentirnos como tales, sino también es tener en claro que el rechazo a los honorarios indignos, a las condiciones adversas de trabajo, exige también adoptar la forma y los métodos de las organizaciones de los trabajadores. El primero de mayo como día del trabajo está  unido indisolublemente a las luchas reivindicativas. 
Y no es que los médicos, no hayamos ganado la calle, en reclamo de reivindicaciones y reclamos, sino que no hemos dado el paso necesario de una organización gremial, que nos represente colectivamente. De ese modo nuestras luchas se diluyen con el tiempo. En nuestra historia hemos tenido antecedentes exitosos, como fue el caso de la COMRA y como fue en Córdoba, el Colegio Médico y la Federación Médico Gremial, que entre sus logros está precisamente, la creación de este Consejo de Médicos, como organismo deontológico para el control de la profesión por los propios médicos.

Y como no recordar, el papel que cumplió el Foro de Especialidades, en la lucha contra el gerenciamiento de la obra social provincial. Tampoco podemos dejar de lado el esfuerzo que realizan los colegas en la intención de organizar un instrumento colectivo de lucha. En la mayoría de estos casos constatamos que las experiencias se diluyen con el tiempo, que duran lo que el impulso inicial, originado en un hecho, pero que no aseguran la permanencia, que hace fuerte la organización.
Desde sus orígenes, el Consejo de Médicos, nacido de un reclamo de las organizaciones de los colegas, a través de sus Juntas Directivas, plenamente  consciente de su función deontológica que no incluye la defensa gremial, ha sostenido históricamente la necesidad de una estructura capaz de defender los derechos y la dignidad de nuestra profesión, recordando siempre la consigna de Unidad, Organización y Solidaridad, que hemos citado una y otra vez en nuestras declaraciones y que la entendemos como una deuda que tenemos los profesionales médicos. Totalmente válida cuando perduran las remuneraciones indignas, las condiciones de trabajo adversas, la crisis profunda y visible de nuestro sistema de salud.
Unidad, Organización, Solidaridad es la consigna que el Consejo de Médicos –que no es ni puede ser una estructura gremial- levanta  cada vez que hay un intento de respuesta organizativa. Totalmente válida cuando perduran las remuneraciones indignas, las condiciones de trabajo, los encuadramientos injustos y las permanentes postergaciones, que perduran y se profundizan.

bottom of page