DE INTERÉS MÉDICO  

Una larga tradición de calidad, de acceso amplio y bajo costo

2022 PROGRAMA DE CURSOS

Los cursos que ofrece el Consejo de Médicos, tanto para acceder a una especialidad o revalidarla o de actualización, son una de las tareas centrales de la institución. Con programas diseñados y dictados por los principales especialistas en cada rama de la medicina; con un costo comparativo bajo en la medida que no tienen fines de lucro; manteniendo por un lado la “presencialidad” histórica en la formación y, por otro, sumando las técnicas digitales que han ganado un lugar importante en la renovación de los modelos formativos, conforman un servicio de calidad en beneficio de todos los colegas. ETHICA DIGITAL presenta a sus lectores, un informe preparado por la Comisión de Educación Médica Continua, protagonista principal junto a la Comisión de Especialidades y el Programa de Entornos Virtuales de Aprendizaje (EVA), del desafío de formar recursos humanos óptimos para el ejercicio de la mejor medicina. He aquí el texto prometido. Próximamente, el listado de cursos y sus modalidades de se podrán consultar en nuestra página web www.cmpc.org.ar/cursos/ 
CEM-REVISTA145.docx-1.jpg

La Comisión de Educación Médica Continua, coordinada por la Dra. María Cristina Ferrer, vocal de Junta Directiva en reunión de trabajo.

El CMPC tiene una larga tradición en la formación de colegas y en el otorgamiento de las especialidades. Desde principios de la década del setenta la creación de las residencias ha concluido felizmente, con el otorgamiento del Certificado de Especialista. Así se fueron creando las distintas especialidades, siempre regulada y supervisada por pares.
Continuando con la tradición académica de la formación y recertificación de los colegas se intensificó el accionar con propuestas de dictado de cursos, ateneos, simposios utilizando modalidades mixtas entre la presencialidad y la virtualidad potenciada por la pandemia. 
La comisión de Educación Continua del CMPC tiene como objetivo que los colegas médicos accedan a la actualización permanente en sus respectivas especialidades. La modalidad virtual permitió, sobre todo a los médicos del interior realizar cursos desde su lugar de residencia, evitando el traslado y estadía con los gastos que esto implica.
Desde el inicio de la pandemia los cursos de formación tuvieron la dificultad de la realización de las actividades prácticas. La presencialidad también cumple un rol importante que permite otra comunicación más fluida, cálida y social, que también se vio afectada en el marco de la pandemia.
La Comisión de Educación Médica Continua está empeñada en construir un proceso educativo de actualización y perfeccionamiento continuo y sostenido con actividades de educación médica. La finalidad es la de mantener, desarrollar e incrementar los conocimientos y habilidades técnicas que mejoren el quehacer profesional y permitan otorgar a la sociedad un servicio de salud de relevancia.
Se trabaja teniendo en cuenta los parámetros definidos por la Ley de Educación Superior, en estrecho vínculo con la Comisión de Especialidades y realizando encuestas permanentes de satisfacción a los colegas que participan de los cursos para realizar una evaluación sobre los mismos.
Las principales actividades de la Comisión han sido: 
   a) Invitar y estimular a todos los Comité de Contralor de la Especialidades reconocidas por este CMPC a la confección de cursos de actualización y formación;
   b) Establecer relaciones y coparticipaciones con Sociedades Científicas y Universidades Públicas y Privadas en cursos organizados por este Consejo; 
   c) Establecer relaciones y co-participación con entidades gubernamentales y no gubernamentales (Sociedades, Fundaciones, etc.) de probidad y trayectoria reconocidas; 
   d) Evaluar programas, establecer cargas horarias docentes adecuadas y evaluar demás contenidos, objetivos y  disertantes, para lo cual se propuso una hoja de ruta que estructura y modeliza la propuesta; 
   e) Aconsejar y asesorar a los Directores de curso sobre la modalidad adecuada para otorgar mayor accesibilidad al participante; 
   f) Evaluar el nivel asistencial a los cursos de actualización y formación y evaluación anual de sus programas, 
   g) Establecer reglamentos para alumnos, Directores de curso y disertantes. 
   h) Establecer con área contable, la viabilidad económica del curso y establecer con el área jurídica la realización de convenios de reciprocidad con terceros.
La Comisión ha respetado las propuestas pedagógicas de los directores de Cursos, que están avalados por la trayectoria que demuestran los integrantes de los Comités de Contralor de cada especialidad y los resultados de sus intervenciones a lo largo del tiempo. Se ha propuesto la rotación de las Direcciones de los cursos para incorporar nuevas miradas al momento de impartir conocimientos a los pares y otras escuelas de formación con nuevas propuestas.
En el mismo sentido la Comisión ha propuesto la organización de Simposios y mesas redondas con análisis de temas de importancia, con la presencia de colegas prestigiosos de orden local, nacional e internacional, con la finalidad de construir un ámbito de análisis crítico y aprendizaje que otorgue puntaje para la recertificación.
Se está trabajando en un proyecto que dé impulso a la autogestión del conocimiento por parte del colega, lo que facilitará la accesibilidad al conocimiento, la elección de la literatura requerida y construir su propio camino de acreditación de conocimientos para recertificar la especialidad.

 

EL APORTE DEL PROGRAMA ENTORNOS VIRTUALES DE APRENDIZAJE (EVA)

Con base en el permanente desarrollo de las nuevas tecnologías que han abierto nuevas posibilidades de aprendizaje virtual y en consonancia con la transformación de nuestra institución en un Consejo de Médicos Digital, en 2016, la Junta Directiva incorpora el concepto de Campus Virtual, una modalidad avanzada de educación a distancia, que permite la accesibilidad espacial y temporal a nuestros matriculados.
Para la elaboración de esta propuesta educativa se tuvo presente el documento Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) enfocando al ámbito educativo, permitiendo nuevas formas de aprender, de intercambiar y de construir conocimientos.
La puesta en marcha de este Programa no sólo permite asegurar un estándar de igualdad en el acceso a los procesos formativos para los colegas que residen en el Interior provincial, sino también habilitar el aprendizaje permanente y el manejo propio en cuanto a la disponibilidad horaria de cada matriculado. No se trata de pura tecnología, sino que el campus virtual permite la interacción entre docentes y alumnos, y entre alumnos entre sí.
El Programa Entornos Virtuales de Aprendizaje es ya una realidad, que incluso ha jugado un rol importante cuando la pandemia hizo irrupción en nuestra realidad.

Las vacunas son un derecho y una responsabilidad

vaccine-1500x742.jpg

Los dos grandes hitos en la historia de la salud pública fueron el agua potable y las vacunas. Sin embargo, estos aspectos se encuentran tan naturalizados en la actualidad, que se ha llegado a cuestionar su necesidad.
La vacunación es la actividad preventiva de mayor impacto sanitario. Junto con otras acciones sanitarias, como el saneamiento básico ambiental o el agua potable, la vacunación constituye la base para el control de las enfermedades transmisibles. Los programas de inmunización lograron reducir drásticamente la morbilidad (cantidad de personas que enferman) y mortalidad (cantidad de defunciones) ligadas a enfermedades infecciosas prevenibles por vacunas, beneficiando no solo a quienes reciben las vacunas sino a toda la comunidad. La erradicación de enfermedades como la viruela en 1977 o la eliminación de la poliomelitis en muchas regiones del mundo desde la década de 1990, son algunos de los casos que justifican el sostenimiento continuo de estrategias de vacunación.

¿Por qué es importante vacunar?
El objetivo inmediato de la vacunación sistemática consiste en la protección individual o colectiva contra las enfermedades inmunoprevenibles, hasta alcanzar su erradicación.
Sin embargo, no todas las enfermedades se pueden erradicar. Por esta razón, las metas de los programas de vacunación son controlar la enfermedad, disminuir la mortalidad y la morbilidad y, si es posible, lograr la eliminación y la erradicación. Para ello, son necesarios dos elementos: una vacuna segura y eficaz, y que el ser humano sea el único reservorio de la enfermedad.
Las vacunas no solo son un derecho, sino también una responsabilidad social. La vacunación beneficia a quien recibe las vacunas y a quienes lo rodean. Si todos estamos vacunados, se interrumpe la circulación de los virus y las bacterias, y se benefician de forma indirecta quienes no pueden vacunarse por circunstancias particulares (bebés muy pequeños, mujeres embarazadas, personas con las defensas bajas) o por tener dificultades en el acceso a la vacunación.
Las enfermedades que previenen las vacunas pueden generan complicaciones graves o incluso la muerte. Cuando las personas no se vacunan, quedan expuestas a contraer la enfermedad y pueden transmitirla a otras personas, lo que aumenta el riesgo de un brote, poniendo en peligro la salud pública.

Las vacunas son seguras y eficaces
Para ser aprobadas, las vacunas tienen que transitar un largo y exigente proceso, en el que se evalúa de forma permanente el beneficio para la población. Las vacunas solo se aprueban para su uso cuando se certifica su seguridad y eficacia. El control de la seguridad en las vacunas continúa luego de su registro, tanto en el sector privado como cuando se incorporan al Calendario Nacional de Vacunación.
La evidencia científica a favor de la vacunación es irrefutable y sostenida a lo largo de la historia de la salud pública de todos los países del mundo, como una estrategia cuyos beneficios superan ampliamente los riesgos.

¿Qué son las vacunas?
Las vacunas son preparaciones elaboradas a partir de bacterias o virus atenuados o muertos, y toxoides (toxinas bacterianas atenuadas o suprimidas). Algunas se realizan con ingeniería genética y otras tecnologías. Las vacunas se administran a las personas para generar inmunidad activa y duradera contra una determinada enfermedad, estimulando la producción de anticuerpos (que conocemos como defensas) por parte de células del sistema inmunológico. De este modo, en el caso de tener contacto con el germen, nuestro organismo responde y puede prevenir la infección, o hacer que sea leve.     
Las vacunas se aplican generalmente a través de inyecciones o, en algunos casos, por boca. La aplicación puede causar molestia, enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección, síntomas que suelen desaparecer espontáneamente en poco tiempo.

Vacunarse en la Argentina
Desde el año 2019, rige en nuestro país la nueva Ley de Vacunación 27491, que actualiza la Ley 22909 de 1983 y establece la obligatoriedad y gratuidad de todas las vacunas indicadas por la autoridad sanitaria de la Argentina.
Las vacunas son obligatorias porque son un bien social: no solo se beneficia quien las recibe, sino también la comunidad en su conjunto. Este fenómeno, llamado inmunidad colectiva o efecto rebaño, consiste en la protección indirecta que se obtiene al vacunar a una población: al limitarse la circulación del agente etiológico (virus o bacterias), se protege indirectamente a la población no vacunada, logrando el impacto en la salud pública.
El Estado nacional debe garantizar la gratuidad y la cantidad necesaria de vacunas en las 24 jurisdicciones del país. Cada una de estas jurisdicciones es provista de los insumos necesarios: vacunas, jeringas y agujas descartables. De este modo, las vacunas se aplican de manera gratuita en los centros de salud y hospitales de todo el país. En el carnet único de vacunación (CUV) se registran todas las vacunas que recibió una persona a lo largo de su vida, por lo que es muy importante cuidarlo, llevarlo al vacunatorio y conservarlo.
Todas las vacunas que tenemos que darnos de manera obligatoria a lo largo de nuestra vida son gratuitas y se encuentran reunidas en el Calendario Nacional de Vacunación. Estas vacunas deben ser utilizadas exclusivamente dentro de los grupos poblacionales definidos y con los esquemas de administración indicados. La existencia de este calendario significa una democratización de las vacunas, ya que todas las incluidas allí llegan al conjunto de la población, independientemente de su contexto socioeconómico, por lo que igualan a todas las personas.
En este momento, el Calendario Nacional de Vacunación de la Argentina es uno de los más completos y modernos de toda Latinoamérica. La incorporación de nuevas vacunas en forma gratuita y obligatoria para todas las etapas de la vida es uno de los indicadores de inclusión social y equidad más sólidos que puede tener un país, porque facilita el acceso a esta herramienta clave de prevención para todos los sectores de la población.

Fuente: Fundación Huesped

Calendario de Vacunación 2022

vacunacion folleto.jpg
_botonregresar.png
_botondescargar.png